Todavía te quiero…

Todavía resuena el eco del crujir de la madera mientras te llevábamos en volandas hacia tu descanso infinito.

El viento acariciaba los pétalos de las flores que velaban tu morada, mientras tu recuerdo era rescatado una y otra vez por cada uno de los allí presentes.

El silencio dio paso a la música que te acompañará para siempre, junto a las letras escogidas con cariño y esmero para describir el olor de tu recuerdo.

Todavía huelo el blanco y negro
Aún siento sobre mi cabeza tu beso
Ese que me acompañaba en mi sueño

Todavía me siento un niño en tus manos
Aún veo que nunca alcanzaré tu sabiduría
Pues tu arrugada mirada ya le enseñó algo a la vida

Todavía sigue siendo mi esperanza
Poder verte antes de que emprendas tu viaje
Y en tu maleta meteré todos los besos que te traje

Quiero que respires el color de las flores
El rojo de mi corazón
Mezclado con el sabor de un ayer de honores

Quiero ver tu mirada con la ilusión de un niño
El inocente juicio de tu amor
Mezclado con el sabor de un presente de cariño

Quiero ver tus manos trabajadas sin pedir nada
Sin querer siquiera la luz
Mezclada con la sombra de un futuro que se escapa

Todavía pienso que la vida es injusta
Si envejece lo bueno y no lo conserva
Todavía pienso que la vida es quimera
Si enloquece al tiempo y no lo espera

Todavía huelo el blanco y negro
Y ojalá la vida fuera una risa eterna
Pues te has ganado con todo el derecho
Que estas flores sean para ti… abuela

Letra de: Fran Molina

Música: Flores para mi abuela

Flores blancas, como la pureza de tu alma, fueron depositadas en tu regazo por cada una de las semillas de tu jardín… tus nietos y bisnietos, que tan orgullosos te honramos y agradecemos cada enseñanza que nos brindaste con grandes dosis de humildad, sencillez y autenticidad.

Flores blancas.jpg

Vuelve el silencio para ser interrumpido por aquella cancioncilla que alegremente nos cantabas para sacarnos una sonrisa. Todos reímos y lloramos, porque te veíamos allí, presente, cantando a nuestro lado y riendo a carcajadas.

Sólo te has mudado abuelita y has cambiado de estado, porque ahora eres la esencia del mejor perfume, guardado en el envase más seguro y duradero, el de nuestros corazones.

Todavía te siento muy dentro… y aunque a veces el aire me falte porque no estás en cuerpo presente, me aferro a tu recuerdo, al cariño y amor que nos profesaste y transmitiste como legado.

Todavía huelo a blanco y negro… todavía te siento… todavía te quiero…

Comparte
Esta entrada fue publicada en Música, Poesía, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Todavía te quiero…

  1. Mari Muñoz y familia dijo:

    Descanse en paz. Un abrazo fuerte a la familia.

  2. Pingback: Todavía te quiero… – Mucho gusto, un placer conocerme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *