El papel de la Universidad. ¿Muerte del espíritu emprendedor?

http://viviralmaximo.net/muerte-espiritu-emprendedor/

Muy interesante el artículo y el debate que puede suscitar.

A ver, pienso que lo primero que debemos plantearnos es ¿para qué sirve la Universidad?, ¿sólo se ocupa de dar conocimientos teóricos?, ¿también adquieres conocimientos prácticos, pero en qué entorno?, ¿realmente la Universidad debe conectar con la empresa más allá de poner en marcha spin-off’s?

Es evidente que cada vez la Universidad tiene más contacto con el mundo empresarial si bien diré una cosa que puede causar polémica:

Pretender que todo el mundo que termina una carrera puede emprender ¡ES UN CRASO ERROR!

Antes de que emprender hay que aprender, conocer lo que es el mercado laboral, lo que significa trabajar en una empresa, lo que significa ser un buen profesional, un buen compañero de trabajo… Durante esta etapa de los primeros años tras la carrera, debemos adquirir esas competencias y habilidades para el trabajo, incluso formarnos en gestión empresarial, para que conozcamos lo que se mueve en una empresa, más allá de los procesos productivos.

Por ello no estoy a favor de incentivar a modo de ayudas y subvenciones a jóvenes para que «monten» empresas «sin leer la letra pequeña». Creo que es una temeridad incitar a que una persona joven, sin experiencia de ningún tipo se embarque en un proyecto empresarial, o al menos lo haga en solitario. Una cosa son los conocimientos técnicos y teóricos y otra es llevarlos a cabo mediante un proyecto empresarial, si bien esto no quita que haya jóvenes que estén cualificados o capacitados para poner en marcha una empresa, que por supuesto lo hay.

Una frase que me ha hecho mucha gracia (irónicamente hablando) en el artículo es la siguiente:

Como diría mi querido Rober: “todos los días veo a personas más torpes que yo que están ganando millones.”

¡Amigo, a lo mejor debemos ser más humildes y saber diferenciar conocimientos de habilidades! Porque una persona que sin estudios pone en marcha una iniciativa empresarial de éxito, te aseguro que es de todo menos torpe.

Tengo estudios universitarios, y también he pasado por esa etapa en la que me creía un dios por tener una licenciatura y no se cuántos másteres, si bien las empresas ante todo quieren que sepas resolver los problemas del día a día, que tengas una mente proactiva, que aportes lo mejor de ti, y no siempre lo mejor son conocimientos, la mayoría de las veces se requiere ACTITUD, una buena y correcta actitud, ante los problemas y ante la vida en general.

La humildad es un valor que se está perdiendo, si bien los mejores trabajadores, los mejores empresarios (y cuando digo mejores no me refiero a los que ganan más, sino a los que valoran a sus trabajadores, respetan y atienden a sus clientes, cuidan y protegen el entorno donde están, etc.) son aquellos que ante todo SON HUMILDES.

La humildad

Pienso que sólo aquel que es humilde es capaz de aprender de todos y de casi todo. Es más, procuro participar en reuniones, eventos, charlas, etc., en las cuales el más ignorante sea yo, porque repito, todos los días se aprende algo de alguien.

Ya en el año 95, en un foro al que asistí que hablaba sobre emprendimiento, discutíamos sobre qué tenía que hacer la Universidad para que los estudiantes pudieran incorporarse con mejores garantías al mercado laboral. Yo tenía y seguiré teniendo muy claro que la Universidad peca en exceso de aportar conocimientos técnicos/teóricos, etc., los cuales están muy bien si te vas a dedicar a la docencia e investigación, pero que de poco o nada te sirven en el mundo empresarial en la mayoría de los casos. Creo que debería haber una ramificación en algún momento de la carrera para que se pudiera optar por asignaturas que vayan preparando al estudiante a: la docencia, la investigación, al mundo empresarial… Cada cual que elija según sus inquietudes. ¿Y por qué digo esto?, porque los conocimientos (en cantidad y grado), habilidades y aptitudes para cada opción, simplemente SON DIFERENTES.

Como bien dice el artículo, en la Universidad se enseña a memorizar datos e información con demasiada frecuencia. Esto es ABSURDO, no tiene ningún sentido exigir que un alumno memorice una cantidad de información que puede ser consultada en un libro o a través de una base de datos. Ya lo decía a mediados del siglo XX Dale Carnegie, “es absurdo memorizar algo que se puede consultar”. Lo que hay que enseñar es a que los alumnos aprendan a buscar información, a sintetizarla, a analizar y tratarla. Memorizarlo todo, normalmente no sirve para nada.

Estoy de acuerdo en que ahora todo se da “demasiado mascadito”. La Universidad ha cambiado mucho en los últimos 20 años (que es cuando yo comencé mi carrera). Antes no teníamos tantos recursos, y hacía que tuviéramos que buscarnos la vida para poder ampliar nuestros apuntes o buscar un contenido más claro de lo que nos daban en clase. Entiendo que la tecnología debe ayudar al alumno, por ejemplo, a la hora de obtener los apuntes del profesor, si bien creo que eso ha hecho que no se profundice en los conocimientos que se vayan adquirir. Y para quienes digan que “es que no tenemos tiempo”, os diré que cuando yo estudiaba también teníamos prácticas en el laboratorio, hacíamos trabajos y demás tareas que hacían que tuviéramos que planificar muy bien el tiempo. Es más, hace 20 años el nº de créditos para obtener una licenciatura era muy superior al de ahora (preguntad a vuestros profesores).

Estoy de acuerdo en que se debe evaluar la APLICACIÓN de conocimientos adquiridos, y no la forma de resolver un problema concreto. Recuerdo que una vez en un examen de la asignatura de Ingeniería Química nos pedían calcular el radio mínimo de una tubería por el cual pasaba un fluido que reunía una serie de características. Pues bien, había una fórmula que debíamos aplicar para calcular el valor del radio, si bien yo en ese momento no la recordaba. Lo que hice fue aplicar la condición de mínimo (derivada respecto del radio e igualé a cero) en una fórmula más genérica que recordaba. A pesar de haber obtenido el valor correcto (0’5 metros, pues aún recuerdo ese problema), y haber APLICADO los conocimientos que tenía sobre matemáticas, mi profesor me puntuó con un 0 porque decía que no había aplicado la fórmula (la cual seguramente se obtiene aplicando la condición de mínimo a la fórmula de partida).

No puedo estar más de acuerdo con el último punto del artículo en el que dice “te enseñan sólo de lo tuyo”. Más que de lo nuestro, nos enseñan únicamente sobre la parte teórica y práctica de las disciplinas que servirán de base para la producción o prestación de servicios. Si bien una empresa es mucho más que la parte operativa de los procesos. Nos olvidamos de la estrategia, del marketing, de la gestión de los recursos en general (humanos, económicos, materiales, financieros, etc.), de la mejora continua, de los clientes, etc.

Una empresa ES MUCHO MÁS QUE FABRICAR UN PRODUCTO O PRESTAR UN SERVICIO. Podemos ser los mejores fabricando o prestando un servicio, pero de poco o nada nos sirve si no tenemos clara (y definimos) nuestra estrategia, no conocemos a nuestra competencia, no sabemos valorar y gestionar el talento de nuestra organización, no nos preocupamos por conocer qué quieren o necesitan nuestros clientes, cómo podemos optimizar nuestros recursos…

Entiendo que un autónomo no puede hacer todo esto, si bien para eso están las empresas AUXILIARES: consultorías, asesorías, gestorías; redes de cooperación empresarial; aliados, etc.

Emprender es difícil, no imposible, si bien debemos conocer muy bien qué implica y qué se necesita para emprender y qué significa ser emprendedor.

Comparte
Esta entrada fue publicada en Crecimiento y desarrollo personal, Emprendimiento y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El papel de la Universidad. ¿Muerte del espíritu emprendedor?

  1. Pingback: ¿Qué relación hay entre el éxito y la formación? | WHO WANTS TO LIVE FOREVER

  2. Pingback: ¿Qué relación hay entre el éxito y la formación? - WHO WANTS TO LIVE FOREVERWHO WANTS TO LIVE FOREVER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *