WHO WANTS TO LIVE FOREVER

Porque el carácter efímero de la vida es lo que la hace tan valiosa. POSTS Y PROGRAMAS DE RADIO SOBRE EMPRENDIMIENTO, COMPROMISO SOCIAL Y DESARROLLO PERSONAL

El movimiento se demuestra andando. La matriz CAME

La temporada pasada, en nuestro programa de radio «Emprendimiento en femenino», en el apartado de crecimiento y desarrollo personal, profesional y empresarial «Descopia y despega», nuestro querido compañero y amigo Josep nos explicó qué es un DAFO y para qué sirve. Creo recordar que fue justamente en el primer programa de “Emprendimiento en femenino”, ¡cómo pasa el tiempo! Si quieres recordar este programa pincha aquí.

No obstante, como es muy posible que esa libreta que os pedimos tuvierais a mano para trabajar en este apartado del programa esté un poco oxidada, vamos a recordar qué era un DAFO.

El DAFO es una herramienta de análisis que puede ser aplicada para conocer en profundidad la situación de una empresa, de un sector o incluso podemos utilizar para conocer cómo estamos a nivel personal. Durante el artículo nos vamos a centrar en un DAFO para nuestra empresa.

DAFO es el acrónimo formado por las iniciales de las palabras: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

DAFO2.png

Por lo tanto, a través de un DAFO podremos analizar la situación de una empresa en base a una serie de factores que la condicionan o pueden hacerlo, y estar en disposición de tomar decisiones al respecto: formas de solución de problemas, obstáculos que nos impiden conseguir nuestros objetivos, posibilidades de crecimiento, etc.

El análisis al que nos referimos debe tener en cuenta 2 tipos de factores:

DAFO3.png

  • Factores externos, son aquellos que no dependen directamente de la empresa, sino del entorno en el que se encuentra ésta.
  • Factores internos, son aquellos que sí dependen directamente de la empresa.

Como factores externos tendremos en cuenta:

  • Oportunidades: como algo que ocurre en el entorno de nuestra empresa y que podemos aprovechar para sacarle partido. Es fundamental estar ojo avizor precisamente para saber identificar cada una de las oportunidades que puedan surgir y podamos aprovechar.

Así, por ejemplo, podemos hablar de circunstancias, tendencias en el sector, coyuntura económica, cambios tecnológicos o de normativa…, que pudieran otorgarnos algún beneficio o ventaja competitiva.

  • Amenazas: como aquello que puede afectar negativamente alguno o algunos aspectos o ámbitos de nuestra empresa, luego es fundamental saber identificarlas, hacerlo a tiempo y establecer y poner en marcha mecanismos o medidas que ayuden a controlar y minimizar en la medida de lo posible el impacto que dicha amenaza pudiera provocar en nuestra empresa.

En este caso, también podemos hablar de circunstancias, tendencias, coyuntura económica, y si los cambios tecnológicos o de normativa suponen un problema para nuestra empresa también podrán ser considerados como amenazas.

Es decir, como vemos estamos hablando de factores de tipo económico, normativo o legal, de tipo social y tecnológico. Un cambio en estos factores puede suponer un impulso (oportunidad) o un obstáculo (amenaza) según sea la situación de nuestra empresa.

Por otro lado, como factores internos tendremos:

  • Fortalezas: es decir, aquello en lo cual somos buenos. Las fortalezas otorgan, a priori, grandes posibilidades de obtener una ventaja competitiva y de diferenciarnos de otras empresas. Luego, una vez más identificar en qué somos buenos es muy importante para poder sacarle partido.
  • Debilidades: es aquello en lo que podemos o debemos de mejorar. Estamos hablando de recursos, conocimientos, habilidades, actitudes… los cuales debemos mejorar porque pueden comprometer el buen devenir de nuestra empresa.

Nuestra matriz DAFO adquirirá un aspecto como el siguiente:

DAFO.png

Combinando las fortalezas y las oportunidades obtenemos las potencialidades, las cuales nos marcan el camino más favorable para nuestra empresa.

Uniendo las debilidades y amenazas obtenemos las limitaciones, las cuales debemos de eliminar o minimizar en la medida de lo posible.

Existen otras combinaciones como son los riesgos, fruto de la combinación de las fortalezas y amenazas, o los desafíos, unión de las debilidades y oportunidades. Pero sea cual sea el factor o combinación de factores identificado, el DAFO debe ser algo más que una matriz llena de palabras.

El análisis del DAFO debe llevar parejo el diseño y puesta en marcha de una serie de medidas.

Es decir, el movimiento se demuestra andando.

andar.jpg

Tras identificar y agrupar cada uno de los factores (externos e internos) que definen la situación actual, real y precisa de nuestra organización, es hora de tomar decisiones y cambiar el rumbo.

Por ello la empresa deberá establecer una estrategia que le permita consolidar las fortalezas, minimizar o eliminar las debilidades, aprovechar las oportunidades que le ofrece su entorno y minimizar las posibles consecuencias (impacto) de las amenazas del entorno empresarial.

Estrategia.jpg

 

Para el establecimiento de nuestra estrategia podemos utilizar la matriz CAME, la cual trabaja con la información que hayamos obtenido del DAFO.

CAME.gif

En este caso, CAME es otro acrónimo de Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar:

  • Corregir las Debilidades. ¿Qué puede hacer mi empresa para mejorar nuestros puntos débiles?
  • Afrontar las Amenazas. ¿Cómo vamos a enfrentarnos a posibles situaciones hostiles y salir airosos?
  • Mantener las Fortalezas. ¿Qué debemos hacer para que nuestras fortalezas no se debiliten y pierdan fuerzas?, pues no podemos olvidar que nuestras fortalezas son nuestro buque insignia, y aunque centremos parte de nuestros esfuerzos, recursos y atención a mejorar nuestras debilidades, no podemos olvidarnos de nuestras fortalezas.
  • Explotar las Oportunidades. ¿Qué ventaja competitiva podemos sacar de una situación determinada?

Así pues, en base al análisis que hayamos hecho de la matriz DAFO y de cómo conjuguemos los distintos factores internos y externos que definen la situación de nuestra empresa, podremos establecer alguna de las siguientes estrategias: defensiva, ofensiva (ataque-posicionamiento), de supervivencia y de reorientación.

CAME2.jpg

  • Estrategia defensiva: La mejor defensa es un buen ataque, luego este tipo de estrategia permitirá a la empresa hacer frente a sus competidores. Para ello la empresa deberá potenciar sus fortalezas y disminuir sus debilidades. Los factores internos (fortalezas y debilidades) se conjugan en este tipo de estrategia.
  • Estrategia ofensiva: permite a una empresa aprovechar la oportunidad de crecimiento o expansión que le brinda el mercado gracias a las fortalezas que posee (posicionamiento en el mercado, buena reputación, productos muy valorados y demandados, alta cuota de mercado…). Los factores internos y externos de signo positivo (fortalezas y oportunidades) se ponen en juego aquí de manera conjunta.
  • Estrategia de supervivencia: permite a una empresa que está en una situación complicada interna y externamente. Es decir, existe una amenaza externa unida a una serie de debilidades que obligan a la empresa a adoptar una estrategia conservadora. Los factores internos y externos de signo negativo (debilidades y amenazas) hacen que no nos quede otra opción que ser la de ser conservadores.
  • Estrategia de reorientación: permite a una empresa reformular su propuesta de valor para obtener mejores resultados aprovechando una situación del entorno que sea favorable. A pesar de las debilidades de la empresa el entorno le ofrece la oportunidad de mejorar si es capaz de dar un golpe de timón.

¿Te has planteado alguna vez hacer un análisis DAFO de tu proyecto empresarial?, ¿conoces cuál es la tendencia del sector donde te mueves?, ¿conoces cuáles son tus debilidades y fortalezas a nivel empresarial y personal?, ¿qué estrategia piensas que deberías seguir en tu organización en base a los resultados del DAFO y CAME?

Comparte
A %d blogueros les gusta esto: